Impuesto PAIS: el impacto que tendría la rebaja en las empresas y ...

11 Jun 2024

La promesa que hizo el ministro de Economía, Luis Caputo, sobre la posible disminución del Impuesto PAIS del 17,5% al 7,5% para la importación de bienes disparó el análisis de tributaristas sobre su impacto en el ámbito empresario. El Gobierno subió la alícuota en diciembre a través del decreto 29/2023 y ahora anticipó que la reducirá si se aprueba la Ley Bases y el paquete fiscal.

Impuesto PAIS - Figure 1
Foto Clarín.com

Los especialistas adelantan que la rebaja de 10 puntos porcentuales llevaría a las empresas a bajar los precios, especialmente en aquellas en las que su negocio está atado a la importación, donde el gravamen tiene un peso mayor. Pero insisten en que hace falta avanzar con otros impuestos “distorsivos”.

Según el informe mensual de mayo de recaudación tributaria de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Impuesto País sumó $ 563.100 millones, una variación interanual del 1.239,3%, suba impulsada por la ampliación de la base imponible a partir de la inclusión el mes pasado de operaciones de compra de divisas destinadas a giros de utilidades y dividendos, como para quienes suscriban al Bopreal.

“A partir del equilibrio fiscal, es importante generar una reducción del gasto público, con la baja de impuestos. Hay que empezar por los más distorsivos que ocasionan un daño severo a la actividad económica. El Impuesto PAIS es uno de ellos. Genera un alto nivel de recaudación y nació como política monetaria para equiparar el tipo de cambio oficial con el blue, con una alta incidencia en los precios”, explicó César Litvin, CEO de Lisicki Litvin & Asociados.

Los 3 impuestos más “distorsivos” implican 14% de la recaudación total. Foto: archivo

“Empezar por él es un buen camino, y no debería haber retorno. Los tres impuestos más distorsivos a nivel nacional representan el 14% del total de la recaudación. El Impuesto PAIS significa el 1,32%, mientras que débitos y créditos en cuentas corrientes implica el 7% y derechos de exportación, el 5,6%”, enumeró Litvin.

Impuesto PAIS - Figure 2
Foto Clarín.com

Y sumó a los impuestos municipales y provinciales. “Ahí no termina la cosa. Ingresos Brutos es el peor: el 70% de la recaudación es anticipada, lo que provoca que muchos contribuyentes tengan saldos a favor en jurisdicciones con difícil recupero. Los municipios y las provincias también tienen que hacer el esfuerzo de bajar estas tasas para reducir el gasto público”, opinó.

Por su parte, Vanesa Díaz, responsable de Impuestos de Expansion Holding consideró que “esta decisión no tiene un correlato tributario, sino más bien político”. “El impacto de la medida se verá en el costo de las importaciones, pero no hay una relación directa con un cambio en la política impositiva”, sostuvo.

“Para compañías que importan bienes de forma directa o compran insumos a importadores sería un beneficio el menor costo, que debería trasladarse al consumidor, si los empresarios mantienen la estructura de costos y márgenes de utilidades. Es decir, volveríamos a la situación del anterior Gobierno, ya que, recordemos, esta administración aumentó del 7,5% al 17,5% el tributo. Para la importación de servicios, se mantendría el 25% actual”, analizó Sebastián Domínguez, socio de SDC Asesores Tributarios.

El impacto de la medida se verá en el costo de las importaciones. Foto: archivo

“Podría ocurrir que los precios de venta no bajen y el empresario se quede con el beneficio, aunque en un contexto recesivo, de caída de ventas, no sería razonable. También podría suceder que los precios se mantengan y las empresas absorban el incremento que tuvieron en otros costos. En definitiva, el resultado sería un freno en el avance de la inflación o deflación en algunos productos”, señaló Domínguez.

Guillermo Poch, tributarista y socio de Auren, coincidió: “La reducción debería ser casi una obligación, ya que su creación fue para reducir la brecha entre el dólar oficial y billete. De otra manera, implica generar un ruido que no contribuye. Si el Gobierno baja los impuestos y la inflación, lo natural es que bajen los precios en una competencia que se acrecentaría entre las empresas. Para determinar el porcentaje de baja, hay que tener en cuenta la incidencia del costo impositivo en el costo total del producto importado”.

“Las cuestiones tributarias están siendo 'moneda de cambio' en relación al proyecto de Ley Bases. Nos encontramos frente a un contexto en el que se pone en juego el tamaño del Estado: en el plano teórico, las sociedades pendulan de 'Estados pequeños' (con pocas funciones) a 'Estados Grandes' (tienen mayor participación en la actividad económica), y viceversa”, concluyó.

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana