Impuesto PAIS: cuáles serán los efectos y alivios de la baja que ...

13 Jun 2024

En esta noticia

Impuesto PAIS: la clave de la recaudaciónEfecto fiscal"Efecto desinflacionario"Cómo impacta en el tipo de cambioPara los importadores, todavía falta¿Incentivo para el agro?

A días del tratamiento en el Senado de la Ley Bases y el paquete fiscal, el ministro de Economía, Luis Caputo, anticipó que el Gobierno podría recortar el impuesto PAIS si se aprueban los proyectos.

Las implicancias de este impuesto, que desde su nacimiento tiene fijada su fecha de finalización para diciembre de este año, abarcan desde su impacto en la recaudación, los niveles de inflación hasta la compra de insumos y la próxima cosecha.

"Dije en su momento que subía el impuesto PAIS para combatir esto porque sino nos iban a tener agarrados", dijo el ministro en una entrevista televisiva al ser consultado sobre el tratamiento de la Ley y agregó: "Si aprueban la ley, vamos a retrotraer la suba del impuesto PAIS, lo vamos a bajar del 17,5% al 7,5%, va a bajar fuertemente el costo argentino".

Impuesto PAIS: la clave de la recaudación

El secretario de Finanzas, Pablo Quirno, dijo en redes sociales que, de aprobarse las normas, la baja del impuesto no tendrá impacto fiscal. En la hoja de ruta que presentó el Gobierno a días de asumir, se preveía que el impuesto PAIS se mantendría por 12 meses con el porcentaje actual y que implicaría una mejora en los ingresos equivalente al 0,8% del PBI.

El tributo se ha convertido en uno de los pilares claves para el superávit fiscal: según IARAF, este tributo tuvo una suba del 277% interanual real en mayo y se ubicó quinto en relevancia para la recaudación.

Efecto fiscal

"El impuesto PAIS ganó mucha relevancia en la recaudación. Si el Gobierno no muestra cómo va a compensar estos ingresos, la lectura del mercado respecto a la sostenibilidad del ancla fiscal puede ser negativa", apuntó Claudio Caprarulo, director ejecutivo de Analytica.

Coincidió con él Sebastián Menescaldi, director asociado de EcoGo: "Hoy es un impuesto importante en la recaudación y sirvió mucho en la emergencia, pero no está mal intentar bajarlo, más allá de que termine a fin de año. No creo que el Gobierno quiera extenderlo, porque es su visión la de reducir impuestos. Dada la mejora de la recaudación que obtuvo hasta ahora y si logra la Ley Bases y el paquete fiscal va a conseguir ingresos que le permitan reemplazarlo y bajar el impacto del impuesto PAIS".

Sobre el efecto fiscal, el analista económico Leandro Zicarelli consideró que "dependiendo de los supuestos, podría sacar 0,5% del PBI aproximadamente, todo recuperable con la pata fiscal de la Ley Bases. En el neto si el cambio es 10pp de PAIS por Ley Bases, el Gobierno plata no pierde y sostenibilidad gana. Así que, en neto, no es un mal movimiento, al contrario".

También en su hoja de ruta, el Gobierno estimaba que la reversión de Ganancias significaría una recomposición del 0,4% del PBI en ingresos, mientras que entre bienes personales, moratoria y el blanqueo proyectaban agregar otro 0,5%. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, la reforma del Impuesto a las Ganancias incrementaría la recaudación de ese tributo en 0,5004% del PIB sobre la base del período fiscal 2024 completo, mientras que el incremento sería de 0,3004% si se aplicara en siete meses de 2024.

Menescaldi agregó que el Gobierno tiene margen para efectuar una reducción de este tributo porque "la situación fiscal la vienen manejando bien y mayo ha sido mejor de lo esperado, por lo cual tienen algún grado de libertad para operar en una baja del impuesto PAIS".

Diego Kofman, economista del Mirador de la Actualidad del Trabajo y la Economía (MATE), llamó la atención sobre el tiempo en el que el ministro hizo este anticipo: "Evidentemente busca condicionar la votación en el Senado".

"Un equilibrio fiscal que está atado con alambre no creo que resista un recorte de los ingresos. Imagino que una medida así puede venir de la mano de un salto devaluatorio, algo que de todos modos va a ocurrir tarde o temprano. Así se podría compensar el efecto fiscal", agregó sobre el efecto de esta medida en las cuentas públicas.

"Efecto desinflacionario"

Este tributo se aplica sobre la compra de divisas para el pago de las importaciones, lo que se traduce en un mayor costo de las mismas, si es que no se concretan con dólares que ya tuviera el comprador. Es por eso que muchos señalan el "efecto desinflacionario" de la baja del impuesto PAIS.

"Este impuesto en particular es muy distorsivo porque encarece mucho las importaciones y afecta la competitividad argentina", dijo Menescaldi y agregó: "Ayudaría a bajar la presión sobre los precios porque un producto importado tendría un menor costo, así que contribuiría a la desinflación".

"Tiene un efecto desinflacionario sobre las importaciones que van por el oficial, en especial al campo porque le desgrava insumos y le mejora la rentabilidad para exportar", subrayó Zicarelli, quien sumó un contrapunto: "Ahora, al resto del mercado le abarata las importaciones, y el que produce y vende acá, si no se ajusta el tipo de cambio, ahora deberá competir con una importación 10% más barata que antes".

Kofman agregó en ese mismo sentido que aún no es claro el efecto sobre la industria: "Por un lado le abarata la importación de insumos, pero por otro le saca una protección frente a productos importados. Creo que puede ser más bien perjudicial porque de poco te sirve que se abaraten los insumos si después no vas a poder vender los bienes finales por la caída de la demanda o por el ingreso de bienes importados más baratos".

El economista de MATE subrayó que si bien va a beneficiar al agro porque le reduce la carga impositiva y "funciona como un subsidio" por el beneficio fiscal al que renuncia el Estado, "también preanuncia el salto devaluatorio. Ahí, el costo del beneficio se traslada a los consumidores que enfrentarán un nuevo salto inflacionario".

Cómo impacta en el tipo de cambio

Sobre el efecto cambiario, Caprarulo diferenció dos instancias. Por un lado, lo interpretó como una señal para empezar a normalizar el mercado cambiario e ir hacia un desarme del cepo, mientras que por otro lado señaló: "Como en otros casos el eje de la discusión es el momento. En el mercado de dólares, abaratar las importaciones con un tipo de cambio que muestra señales de apreciación puede ser un problema, en particular porque el mismo Gobierno plantea que necesita aumentar la oferta de dólares con más endeudamiento".

Para el jefe de investigación de Romano Group, Salvador Vitelli, hay una "cuestión crucial": "Al reducir la alícuota, se produce una ‘apreciación' cambiaria por efectos impositivos, por ende, mayor incentivos para demandar dólares oficiales".

En otro sentido, Kofman sostuvo que el impuesto PAIS "permite tener un tipo de cambio más barato": "Desde el punto de vista de un país exportador de alimentos, un tipo de cambio alto te encarece todo, por eso las devaluaciones se van a precios. Un tipo de cambio barato tiene a favor el precio interno de los exportables pero en contra que abarata las importaciones de bienes y te puede desindustrializar. Además abarata la acumulación en divisa, la formación de activos externos y la fuga. Aumenta la demanda de divisas. Con el impuesto, compensas ese efecto y a la vez recaudas".

Para los importadores, todavía falta

"Sería una noticia importante, insuficiente para el comercio exterior pero que da cuenta del compromiso para ir revisando las medidas que causan perjuicio económico a las empresas", sostuvo Fernando Furci, gerente general de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA). "Creemos que cualquier decisión que se tome en cuanto a la eliminación del Impuesto PAIS debe ser total (no más impuesto PAIS) aunque una disminución parcial y transitoria, contribuiría a una mejora. Lo deseable sería que el impuesto PAIS no exista más, aunque entendemos que es un proceso de desarme de todas las ineficiencias impositivas, económicas y administrativas del Estado y cualquier mejoramiento en la alícuota traería cierto alivio".

Sobre los efectos que traería una posible eliminación, Furci agregó: "Sin impuesto PAIS hay menos presión fiscal para las empresas, habrá disponible más capital de trabajo, bajan los costos financieros con gran impacto especialmente en la pyme y consecuentemente podría haber un traslado a precios que aminore estos últimos, ya que la incidencia de este impuesto es muy fuerte".

¿Incentivo para el agro?

El sector agroexportador manifestó en varias oportunidades su pedido de que se elimine este tributo ya que sumaba presión a los costos a la hora de importar insumos. Las interpretaciones sobre el efecto de su posible recorte luego de la aprobación de la Ley Bases son variadas.

Fuentes de una entidad rural señalaron a este medio que los efectos de estos anticipos son limitados: "Hay que ver después si son todas las posiciones. Hay algunas posiciones que lo habían bajado, hay que verlo una vez que el anuncio esté formalizado". A priori, "parecería bueno, porque es una baja de impuestos así que debería haber algún impacto, pero después hay que ver cómo pega en el mercado".

Gonzalo Augusto, jefe del departamento de Economía de la Bolsa de Cereales de Córdoba, señaló que, si hay un impacto de una medida de estas características, sería en la próxima campaña porque ya está en curso la fina. Sobre los efectos, destacó: "Podría ser un incentivo, porque se abaratan insumos que importa el sector como pueden ser fertilizantes o insumos de la maquinaria agrícola. Sin embargo, los incentivos deberían venir por precios, esto es reducción de derechos a la exportación y por otro lado un tipo de cambio único que haga que no haya una brecha. Eso sí mejoraría los incentivos para la próxima campaña".

Francisco Pampuro, especialista en agronegocios, analizó que los beneficios no impactarán en la campaña de la fina: "Supongamos que para mediados de julio ya lo tenes aplicado (la baja del impuesto PAIS), para lo que es la siembra de la fina mucho no sirve porque en promedio (dependerá del clima) para mediados de julio ya tenes sembrado casi el 90% del área. Puede servir para las aplicaciones de agroquímicos que tengas que hacer a lo largo de la campaña hasta la cosecha (a partir de noviembre). Y sí te serviría para lo que sería la siembra de la gruesa a partir de septiembre". 

Sin embargo, dado que el impuesto vence a fin de año, agregó que quizás sea poco su efecto de incentivo, que quizás beneficie más a importadores y distribuidores para que se stockeen "por las dudas de que a fin de año pase algo como una devaluación". 

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana