Solomillo al whisky con boina: receta y truco de la abuela para esta ...

29 días atrás

Descubre el auténtico sabor de Sevilla con el solomillo al whisky, una tapa que se ha convertido en un clásico de la gastronomía española. Aunque ahora parece un plato omnipresente, hubo un tiempo en que era una novedad. Nuestra abuela Herminia, que vivió en esa época de innovación culinaria, nos ofrece su versión de la receta, junto con su truco personal para hacerla aún más jugosa y deliciosa.

Solomillo - Figure 1
Foto El Correo de Andalucía
Historia del solomillo al whisky

La historia de este plato es fascinante. Se dice que nació en la cafetería Rioja de Sevilla en 1968. Una noche, un abogado de la Diputación de Sevilla, Antonio Daza, le pidió al jefe de cocina del bar, que intentara recrear un plato que había probado en un viaje a París. Aunque originalmente se hizo con whisky, también se puede (y se suele) hacer con brandy. De hecho, en las recetas de la abuela siempre se utiliza brandy de Jerez. Con el paso del tiempo, el solomillo al whisky se ha hecho muy popular en España, y es disfrutado tanto por los locales como por los turistas. Hoy en día, no hay bar tradicional en la ciudad que no sirva esta carne en salsa sobre un buen montón de patatas fritas y un poco de pan. ¿Se atreverán nuestras tascas a servirlo con boina en un futuro?

Brandy de Jerez / B.J

La receta del solomillo al whisky y el truco de la abuela

Vamos ya con la receta original del solomillo al whisky para cuatro personas y el truco de la abuela para hacerlo aún más delicioso. Los ingredientes incluyen un solomillo de cerdo (puedes usar ternera y para los niños solomillitos de pavo) de buen tamaño o dos pequeños, una cabeza de ajos, 200 ml de brandy de Jerez o whisky, 2 cucharadas de zumo de limón, 1 hoja de laurel, 4 huevos, sal, pimienta negra, ½ pastilla de caldo concentrado y aceite de oliva virgen extra. Para acompañar, unas patatas fritas de la Colonia.

El primer truco de la abuela es aplastar ligeramente el solomillo y te vamos a explicar por qué.

Cómo preparar el solomillo al whisky al estilo de la abuela Herminia Preparación del solomillo: Antes de agregar el solomillo, aplástalos ligeramente entre dos tablas de cocina o, en su defecto, con dos platos sobre papel de cocina. Esto ayudará a extraer la mayor cantidad de agua que acumulan, especialmente si previamente fueron congelados. Luego, corta el solomillo en medallones generosos. Marinado: Prepara una mezcla de whisky, una cucharada de aceite de oliva, ajo picado, sal y pimienta. Deja marinar los medallones en esta mezcla en el frigorífico, tapados con film transparente, durante al menos 30 minutos. Marcar el solomillo: En una sartén grande a fuego medio, calienta una cucharada de aceite de oliva y marca al punto de dorado el solomillo unos 3-4 minutos por cada lado. Reserva la carne. Preparación de la salsa: En el mismo aceite, dora el ajo sin llegar a quemarse. Agrega las rodajas de solomillo y el medio vaso de whisky. Deja evaporar el alcohol, añade la ½ pastilla de caldo y el zumo del limón. Cocina durante unos 10 minutos hasta que la salsa reduzca. Fritura de los huevos: Es el segundo trucazo que nos ofrece la abuela para sacarle más sabor a nuestro plato. En otra sartén con aceite de oliva, fríe los cuatro huevos hasta que estén a tu gusto. Emplatado: Sirve una cama de patatas fritas con las rodajas de solomillo encima. Moja todo con la salsa y coloca la boina de un huevo frito encima de cada plato. Degustación: Disfruta de pequeños bocados de pan mojado en el huevo frito con la salsa del solomillo. Para beber, elige tu bebida preferida. Aunque un vino tinto de Constantina, de Cazalla de la Sierra y en general de la Sierran Norte (Sevilla) le van estupendamente, así como una cerveza bien fría.

De parte de la abuela, esperemos que disfrutes preparando y degustando este delicioso plato. ¡Buen provecho!

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana