...Y decían que estaba retirado: Godín bate records a sus 36 años

...Y decían que estaba retirado: Godín bate records a sus 36 años
Diego Godín era una de las dudas, para la Prensa uruguaya, que no para el seleccionador Diego Alonso, de cara al debut de ayer frente a Corea del Sur (0-0).

Diego Godín era una de las dudas, para la Prensa uruguaya, que no para el seleccionador Diego Alonso, de cara al debut de ayer frente a Corea del Sur (0-0). Sus escasos minutos de juego en los meses pasados hicieron dudar a parte del público charrúa... pero al seleccionador, no al propio jugador y no a sus compañeros. Y Godín, a sus 36 años, hizo un auténtico partidazo.

Tanto que, para muchos, fue el verdadero MVP del partido, un honor que recayó, según el sentir de la FIFA, en Fede Valverde, el autor del otro palo, éste en el segundo tiempo, que a punto estuvo de darle la victoria a Uruguay. Godín, previamente, había metido un cabezazo a la madera en un excepcional remate por alto.

A sus 36 años, Diego tiene contrato con Vélez Sarsfield argentino hasta diciembre de 2023, y en Doha participa en su quinto Mundial, desde que debutara en aquel 2010 en el que La Celeste fue cuarta del mundo. El capitán hizo un partidazo, y lo sacó todo por tierra, mar y aire, a veces hasta corrigiendo a sus compañeros, que, en teoría, deberían tener más rodaje que él.

Lo de Godín ante Corea tiene mucho mérito. Se le vio fresco de piernas, ágil en los saltos, con anticipación. Es verdad que sin jugar la pelota como si fuera Piqué -nunca lo ha hecho-, pero sí interpretando fielmente lo que le pide su país, su Selección, a la que, como siempre, no le sobra nada, pero pelea con todos. Godín sacaba agua del barco hasta decir basta. Los coreanos, salvo una clara ocasión que falló el delantero del Olympiacos Hwang, acabaron sometidos al 'Faraón'.

Y más tiene mérito por este dato: Diego apenas ha jugado 16 partidos de clubes en este 2022. Desde su salida del Cagliari, las lesiones le acecharon en el Atlético Mineiro brasileño (8 partidos en todos los torneos) y Vélez Sarsfield (otros ocho). Antes del Mundial, ha estado casi inédito, pero su amor al fútbol y a La Celeste se comprobaron de nuevo.

Godín, con lo del jueves, ya es el segundo jugador de la historia uruguaya con más partidos en un Mundiales, con 15, por los 16 de Fernando Muslera, que estuvo en el banquillo. Cavani, que entró en el 64' ante Corea, también tiene los 15 de Godín. Diego, además, rompió un récord del mítico Obdulio Varela. A sus 36 años y 281 días, se convirtió en el uruguayo más veterano en jugar en un Mundial. El récord pertenecía al capitán del Maracanazo, que había jugado en el Mundial de Suiza 1954 con 36 años y 279 días.

Luego, tras empatar ante Corea, se mostró así de inconformista: "Toca trabajar, pensar en el próximo partido, porque en un torneo corto no hay tiempo para lamentarse, solamente corregir, ocuparnos de lo que podemos mejorar, que tenemos mucho para crecer y mejorar, porque Uruguay tiene calidad para dar mucho más". Y querían jubilarlo...

Noticias similares
Los noticias más populares esta semana