Francia de cara a la segunda vuelta para frenar a la ultraderecha

13 días atrás
Francia

El domingo pasado en Francia tuvieron lugar las elecciones legislativas. La ultraderecha comandada por Marine Le Pen desde Agrupación Nacional alcanzó el 33% de los votos, mientras que el Nuevo Frente Popular, la coalición de las izquierdas, obtuvo el 28% y en tercer lugar la alianza presidencial de Macron se quedó con el 21% restante.

Los resultados encendieron todas las alarmas y de inmediato hubo movilizaciones y una estrategia de cara a la segunda vuelta que será el próximo domingo 7 de julio. El sistema electoral francés considera para las elecciones legislativas que en los distritos en los que ninguna candidatura obtenga más del 50% de los votos corresponde ir a balotaje. La estrategia acordada con el Nuevo Frente Popular y el macronismo para ponerle freno electoral a la ultraderecha será retirar a aquellos candidatos o candidatas que hayan quedado en el tercer puesto para fortalecer a quienes estén segundos. Esto podría complicar los números de la extrema derecha para la segunda vuelta. 

Vale señalar  que es la Asamblea Legislativa la que designa quién ocupará el cargo de Primer Ministro. En este sentido, el caudal de votos es determinante para saber cómo queda conformada la mayoría y a qué capacidad de gobierno se llega.

Corentin Mançois, francés residente en Argentina e integrante de Buenos Aires Insoumise, analizó los resultados de la primera vuelta y afirmó que durante estos años «sobre todo hubo un abandono de la izquierda de muchas partes del territorio, aparte de las políticas antisociales de Macron. Después de 40 años de política neoliberal en el país estamos en este punto y Macron que vino para decir ‘yo voy a enfrentar a la extrema derecha para que no venga al poder’. Hizo todo, incluso habló con la extrema derecha, incluyó su lenguaje en el debate público, además de todas sus políticas antisociales. Por su parte, la izquierda a falta de raíces en la sociedad y el territorio francés y lo vemos con el resultado de los votos. Llegamos segundos, pero mayoritariamente en zonas urbanas».

Por su parte, Cédric Prestat, también residente en Buenos Aires y parte de Collectif Solidaires, destacó el rol de los medios de comunicación en el juego político y comentó que «adoptaron el vocabulario de la extrema derecha. Para la izquierda, cualquier tipo de propuesta reformista está tildada de radicalizada. Hay un racismo institucional en Francia que está también en los medios de comunicación. Es como si todo el arco político se hubiera corrido a derecha y extrema derecha». Cédric también se refirió a la violencia policial que se vive en Francia y afirmó que «la violencia en Francia es incesante por el Estado y mucho más fuerte de lo que vimos en Argentina hace poco que fue muy violento. Hubo manos cortadas, pérdida de ojos, personas que tienen miedo de rondar por el espacio público hoy la violencia policial en la represión a los Chalecos Amarillos que, sostuvieron la lucha por más de un año. Fue algo que se cortó solo con la pandemia. No hubo ninguna condena o muy pocas a policías que muchas veces andaban por la calle sin identificación».

Corentin Mançois, describió el programa que impulsa la coalición de izquierdas del Nuevo Frente Popular y sostuvo que «es socialdemócrata, no va a romper el sistema», y lo calificó como «una ruptura dulce». La idea es volver con «algunos impuestos para repartir un poco mejor porque tenemos empresas que se llevan un montón de ganancia en Francia. Se multiplicó por 5 la fortuna de los más ricos que son el 1% de los franceses por las políticas de Macron». Sin embargo, «se ve en Francia y se ve en otros países que ahí va el capitalismo en su crisis y gana la batalla cultural así que es muy difícil para la izquierda ganar, en mi opinión, porque en muchas mentes de la gente que no sea tan politizada aunque las propuestas de la izquierda sean ‘dulces’, se ven enfrentadas con la idea idea de convertirse en socialismo, o esto es comunismo. Hay mucha resistencia, ustedes lo viven acá día a día», afirmó el militante de Buenos Aires Insoumise al señalar que aunque desde la extrema derecha califiquen el programa del Nuevo Frente Popular como extremista, efectivamente se trata de un plan socialdemócrata.

Por último, una de las bandera de la ultra derecha está ligada al racismo institucional en Francia que mencionaba Cédric Prestat, es la ideología antimigratoria. Lucie Bach, integrante de Collectif Soliarte, reflexionó sobre el tema y afirmó que «es realmente una tragedia. La extrema derecha tiene todo su discurso fundado sobre la migración y las olas migratorias que vienen a robar, a matar y a violar. Ese discurso sexista es muy fuerte, están vendiendo mucho la idea de ‘vamos a protegerlas’. Somos sociedades de muchas generaciones de migrantes y no es que el tipo blanco francés es representativo de los ciudadanos franceses. Entonces, ese imaginario social también juega mucho porque las olas migratorias van a seguir creciendo. No es bloqueando la frontera que vas a lograr frenar a esa gente que necesita moverse de su país».

Producción: Charco de arena

Leer más
Noticias similares