Los Nuggets sacan pecho: "Nunca subestimes el corazón de un ...

5 días atrás
Denver Nuggets

Los Denver Nuggets no estaban muertos, estaban de parranda. Recuperando su solidez colectiva y rotación corta pero efectiva que les aupó antaño al campeonato, el equipo de Colorado puso la igualada en las semifinales de la Conferencia Oeste de la NBA batiendo a domicilio a los Minnesota Timberwolves, reiniciando efectivamente la serie con un 2-2 que vuelve a otorgarles las ventaja de campo a los defensores de la corona.

"Lo que dijo Rudy T es verdad, tío", comentaba Michael Malone, entrenador de Denver, en sala de prensa. "Nunca subestimes el corazón de un campeón", parafraseó el técnico, haciendo referencia a la célebre y manida sentencia de Tomjanovich, que pronunció estas palabras tras la conquista del segundo título consecutivo de los Houston Rockets en 1995.

En la misma misión están ahora unos Nuggets que tuvieron que soportar una lluvia de críticas y las valientes predicciones de quienes les daban ya por liquidados después de los dos puñetazos recibidos en casa contra Minnesota. Con Nikola Jokic respondiendo como solo podría hacerlo el MVP de la liga, y con Jamal Murray afinando la puntería y Aaron Gordon creciéndose como ya hiciera en los playoffs del año pasado, el grupo recuperó el vigor de su campaña de campeonato y silencia de nuevo a los que dudaron.

"Fueron muy rápido en descartarnos, pero estos tíos ganaron un anillo hace un año. Fuimos a Miami, en las Finales, y ganamos dos partidos consecutivos. Este equipo ha sido probado muchas veces, y siempre hemos encontrado la manera de solucionar el reto", recordaba Malone, muy orgulloso con sus pupilos. "Esta eliminatoria está lejos de terminar, y no estamos celebrando. Es un 2-2, pero lo que he descubierto de este grupo es que creen en sí mismos. Y todavía más importante: creen en el compañero que está al lado. Tenemos un grupo que actúa como lo haría un equipo de campeonato", remachó el preparador tras la victoria por 107-115 en el cuarto partido disputado en Minneapolis.

La intrahistoria de la remontada

Aunque inevitablemente todo se resuelve sobre la pista, el secreto de la reacción de los Nuggets comenzó durante la previa del tercer encuentro, con el 0-2 en contra en la eliminatoria. Malone preparó un vídeo con declaraciones de los medios criticando y cargándose por adelantado a los vigentes campeones.

Dos minutos con los Charles Barkley, Shaquille O'Neal y compañía, las principales figuras del universo mediático de la NBA, dando por resuelta la serie de semifinales.

"No quería mostrarlo, porque normalmente me da igual lo que digan, pero sabía que esto tal vez tocaría la fibra", desvelaba el entrenador tras la victoria en el tercer partido. Y vaya si lo hizo.

No solo hubo ajustes tácticos durante la magnífica reacción de Denver, sino que también hubo ajustes emocionales entre la dura derrota en el segundo choque y el inicio de la remontada que les sitúa 2-2 y les permite recuperar el factor cancha. La eliminatoria,  ahora, se disputa al mejor de tres. Pasará el que gané otros dos partidos, como recordaba Anthony Edwards, la estrella del rival.

Tensión y 'trash-talk'

Los 44 puntos de Ant-man no fueron suficientes para resistir la resolución coral de los Nuggets, pero la nueva gallina de los huevos de oro de la liga estadounidense se mostró desafiante y confiado en la derrota. En la banda, se encaró con Jamal Murray y le aplaudió ostensiblemente, cabeceando afirmativamente y aguantándole la mirada.

"Le dije que nos encantaba eso, que siguiera hablando así, que nos gusta. A mí me encantó, y él no me contestó, pero sé que me escuchó perfectamente", aseguró el joven astro de 22 años cuando fue preguntado por ese careo. El líder de los Wolves tampoco se cortó a la hora de criticar y pedir más resolución a Karl-Anthony Towns, especialmente espeso y desacertado anoche. 

La actitud de Edwards es la muestra de que en Minnesota no han encajado los dos reveses como una dura derrota, sino como una parte más del reto ante los vigentes campeones. "No creo que tengan mayor impulso ahora. Ganamos dos, ellos han ganado otros dos. Ahora se trata de ver quién gana dos más. No sé cómo lo ve la gente, pero yo lo veo feliz, porque estoy preparado", presumía.

Los Nuggets dicen prácticamente lo mismo, y el espectáculo está asegurado cuando la eliminatoria vuelve a Denver.

"Me encanta cuando la gente nos da por derrotados, muchos de estos tíos lo han sentido en el pasado. Les han dado las de perder en su trayectoria y han operado en este espacio, con la espalda contra la pared, siendo descartados", explicaba Gordon. "No creo que sea nada nuevo a nivel de individuos, sí como grupo. Pero el reto me ha gustado, y estoy encantado de haberlo aceptado y habernos situado en una buena posición con la ventaja de campo", remachaba el ala-pívot de Denver.

Lee también

Leer más
Noticias similares