Anya Taylor-Joy, la mirada magnética y prometedora de 'Gambito ...

28 días atrás

Hollywood vio nacer una estrella cuando Anya Taylor-Joy protagonizó en 2015 'La bruja', un thriller de terror sobrenatural dirigido por Robert Eggers que conquistó a la crítica. Pero la carrera de Taylor-Joy realmente vivió un ascenso meteórico en la industria del cine cuando interpretó el papel de una joven prodigio del ajedrez en la miniserie de Netflix 'Gambito de dama' y su penetrante mirada a la cámara se ganó a la crítica. Su nombre cogió fuerza en las alfombras rojas y las entregas de premios, ganando el Globo de Oro, el Premio de la Crítica Televisiva y el Premio del Sindicato de Actores gracias a su papel en una de las series más exitosas de la plataforma de 'streaming'.

Anya Taylor-Joy - Figure 1
Foto El Periódico

Ahora la actriz vuelve a la primera línea de Hollywood. No porque hubiera desaparecido del foco mediático cuatro años después de 'Gambito de dama', ya que ha estrenado películas desde entonces, sino porque en los últimos meses ha vuelto a formar parte en dos de los estrenos más prometedores de la temporada. Primero, con un cameo sorpresa en 'Dune: parte 2' junto a Timothée Chalamet, Zendaya y Florence Pugh, y ahora, con el estreno de 'Furiosa: de la saga Mad Max'.

Talento innato

Su talento parece innato. “Siempre he tenido la teoría de que hay una diferencia entre un actor y una estrella de cine”, dijo el director Edgar Wright, quien trabajó con Taylor-Joy en 'El misterio de Soho' (2021), en 'The New York Times'. “Un actor puede desaparecer por completo, pero una estrella de cine puede hacer eso y también tener conciencia de la cámara de la misma manera en que lo harían Marlene Dietrich, Greta Garbo o Cary Grant. Anya tiene mucho de esa vieja escuela de estrellas de Hollywood”, añadió el cineasta.

La actriz nació en Miami en 1996 casi por casualidad (ya que su familia se encontraba allí de vacaciones) fruto de la relación entre el escocés-argentino Dennis Alan Taylor y la anglo-española Jennifer Marina Joy. Primero vivió un tiempo en Buenos Aires, pero a los seis años su familia se mudó a Londres. Un cambio de ciudad que ella recuerda como "traumático" y que la llevó a dejar la escuela a los 16 años tras episodios de acoso escolar. "De repente estaba en una gran ciudad y no hablaba el idioma. Realmente sentía que no encajaba en ninguna parte. Era demasiado inglesa para ser argentina, demasiado argentina para ser inglesa", confesó la actriz en 'The Standard'.

Chris Hemsworth y Anya Taylor-Joy, protagonistas de 'Furiosa', la quinta entrega de la saga 'Mad Max', arrasaron este miércoles en la alfombra roja del Festival de Cannes, donde la película se presenta fuera de competición, Tanto Taylor-Joy como Hemsworth firmaron autógrafos y se hicieron fotos con los fans que les esperaban a su llegada a la entrada del Palacio de Festivales de Cannes donde 'Furiosa' es la película de la proyección de gala de hoy. / Sameer-Al-Doumy

Anya Taylor-Joy - Figure 2
Foto El Periódico

Además, a ella le gustaban las clases de teatro y ganaba premios, algo que sus compañeros no compartían. "Los niños no me entendían y me acosaron mucho. Pasé mucho tiempo en la escuela llorando en los baños", explicó Taylor-Joy. De hecho, llegaron a meterse con su físico a través de Facebook comparándola con un pez ya que sus ojos "estaban muy separados".

Pasión por el terror

Sus primeras apariciones delante de la cámara fueron como modelo en una agencia. Su disciplina en todo lo que hacía (seguramente gracias a su formación en danza y ballet) fue clave para que, durante una sesión de modelaje para promocionar la serie 'Downton Abbey', el actor Allen Leech se fijara en ella y le presentara a su agente, con quien firmó como actriz.

Sus inicios en el mundo audiovisual estuvieron marcados por el cine de terror. Su primer gran papel fue 'La bruja', una película de terror de época dirigida por Robert Eggers, que cuenta la historia de una familia puritana que se encuentra con las fuerzas del mal en los bosques más allá de su granja de Nueva Inglaterra. Se estrenó en el Festival de Cine de Sundance de 2015 con gran éxito de crítica y comercial, y Taylor-Joy conquistó el Premio Gotham como Actriz revelación y el Premio Empire a la mejor revelación femenina.

Sin embargo, ella no se gustó: "Me vi en la pantalla por primera vez y estaba aterrorizada. Estaba convencida de que nunca volvería a actuar. En realidad, nunca pensé que no podría actuar", explicó en 'The Standard'. Se equivocó, desde luego. Y es que tras ese papel apareció en las películas de M. Night Shyamalan 'Múltiple' (2016) y 'Glass' (2019), 'Emma' (2020), 'El hombre del Norte' (2022), 'El menú' (2022) y la serie 'Peaky Blinders' en las temporadas 5 y 6, entre muchas otras.

Su gran papel llegó con la miniserie de Netflix 'Gambito de dama'. Esos ojos que habían sido víctima de burla finalmente fueron una de las características que conquistaron a la audiencia. 'Variety' describió la actuación de Taylor-Joy como "tan magnética que, cuando mira a la cámara, su mirada de piedra amenaza con atravesarla", mientras que 'Entertainment Weekly' calificó la actuación como "oscuramente fascinante" y resaltó que "sobresale en los momentos tranquilos, con sus párpados entrecerrándose mientras diezma a un oponente".

La actriz Anya Taylor-Joy en la premiere de 'Furiosa: de la saga Mad Max' en Londres / NEIL HALL / EFE

Personajes muy reales

“Todos mis personajes son reales para mí”, afirmó Taylor-Joy recientemente en una entrevista con 'The New York Times'. “El nivel de protección que siento por ellos nunca cambia: defiendo, hasta la exageración, sus intereses”, añadió. Esto es justamente lo que ha hecho ahora en su papel en 'Furiosa: de la saga Mad Max'. En un rodaje complicado, intenso y sin respiro que llegó a convertirse en una experiencia complicada. “Nunca he estado más sola que cuando hice esa película”, dijo la joven de 28 años. “No quiero profundizar demasiado en eso, pero todo lo que pensé que iba a ser fácil fue duro”, afirmó.

Después de entregarse al máximo en cada papel, la huelga de actores de Hollywood del año pasado obligó a la actriz a escucharse a sí misma. “Me pregunté: ‘¿Qué es lo que me divierte?'”, confesó en la misma entrevista. Ahora simplemente quiere vivir de verdad haciendo aquello que le haga sentir viva en cada momento. “Me di cuenta de que no necesito descansar mientras tenga algo con lo que me pueda maravillar constantemente”, expresó la intérprete.

Suscríbete para seguir leyendo

Leer más
Noticias similares
Los noticias más populares esta semana